miércoles, 7 de enero de 2009

La Pedagogía Sistémica y sus posibilidades en la Educación

PILAR FEIJOO PORTERO – Pedagoga
Diplomada en Pedagogía Sistémica por el CUDEC
Artículo publicado en euskera en la revista Hik Hasi nº 119 – junio de 2007

QUÉ ES LA PEDAGOGÍA SISTÉMICA:

La pedagogía sistémica (PS), según el enfoque iniciado por Angélica Olvera junto a otros profesionales del mundo de la educación, es el resultado de aplicar a la educación la Teoría de Sistemas y el método de las Constelaciones Familiares.

La Teoría de Sistemas (TS), gracias a Bertalanffy, Boszormenyi-Nagy y otros, enseña que las personas estamos interconectadas en una red inconsciente de relaciones, y que el desorden en un sistema afecta a la salud, a las relaciones y a la motivación para aprender. Como la escuela es un sistema dentro de un sistema mayor (la sociedad), y en ella confluyen los propios sistemas familiares de profesores y alumnos, la TS resulta útil para captar su complejidad y actuar en concordancia.

Las Constelaciones Familiares (CF), desarrolladas por Bert Hellinger, ayudan a localizar desórdenes en el sistema y a desbloquear situaciones estancadas. Ahora que la tarea educativa y la convivencia escolar resultan tan difíciles, es necesario retomar fuerzas, serenar ánimos y recuperar el amor en la escuela. Para eso sirven las Constelaciones: son una herramienta de reconciliación y cambio.

QUÉ APORTA LA PEDAGOGÍA SISTÉMICA A LA ESCUELA:

La Pedagogía Sistémica aporta soluciones en varios niveles:

· En la escuela como organización: favorece la cooperación entre inspección, dirección, consultores, profesorado, alumnado y familias

· En la escuela como entidad educativa: enriquece las actividades de aprendizaje. Cuando los contenidos educativos introducen elementos familiares y sistémicos, se aprende mejor

· En la escuela como ámbito democrático de convivencia: potencia la inclusión, la resolución de conflictos y la participación en la comunidad

· En la escuela como motor de mejora continua y perfeccionamiento del profesorado: las CF permiten el análisis de casos y optimizan el funcionamiento del centro

PARA QUÉ SIRVE LA FORMACIÓN EN PEDAGOGÍA SISTÉMICA:

Los profesionales que nos formamos en PS desarrollamos las siguientes competencias:

· Experimentamos más fuerza al trabajar: porque nos colocamos mejor ante situaciones que antes generaban desgaste y esfuerzos inútiles

· Captamos el amor desesperado que se manifiesta en los comportamientos disruptivos. Gracias a esta comprensión respetuosa, ayudamos mejor a los alumnos a integrarse

· Sintonizamos con las familias: y así los niños se toman más en serio el estudio y la disciplina

· Utilizamos conceptos sistémicos y constelaciones didácticas en el aula: gracias a eso, los alumnos experimentan pertenencia, afrontan conflictos y desarrollan actitudes pro-sociales. La experiencia muestra que el alumnado se implica vivamente en estas actividades

Gracias a la PS, sin extralimitarnos en nuestras funciones ni hacer terapia, ayudamos a los alumnos a centrarse para el aprendizaje. Por ejemplo, junto a un alumno inmigrarte con dificultades de integración, una consultora colocó sobre la mesa unas figuras representando a su país y a parte de la familia que quedó allí. Después, le invitó a decir: “Por favor, miradme bien si aprendo y disfruto con lo que se me ofrece aquí”. El chico mostró un gran alivio. Intervenciones aparentemente tan simples ayudan mucho a los niños.

Por último, resaltaría la potencia transformadora de participar en constelaciones familiares: de un análisis intelectual de los asuntos, pasamos a una comprensión más sutil y completa, pues aprendemos a mirar con el corazón. Por eso, entiendo que son un método excelente para el ajuste emocional y el desarrollo personal de los docentes.

LA PEDAGOGÍA SISTÉMICA EN LA PRÁCTICA:
CÓMO LA UTILIZAMOS

Trabajamos con la Pedagogía Sistémica a cuatro niveles: en la formación del profesorado; en la asesoría pedagógica a la escuela; en los Talleres de Comunicación y Pedagogía; y en el trabajo con alumnos(as) y familias.

a) Formación del profesorado:

Aplicamos la visión sistémica al tema del curso y desplegamos constelaciones didácticas para potenciar el aprendizaje. A veces, realizamos constelaciones clásicas para ayudar a algún participante a afrontar con más fuerza alguna situación. Cuando realizamos cursos específicos de PS, se crea además un espacio para el crecimiento que el profesorado agradece mucho.

b) Asesoría pedagógica:
Apoyamos el trabajo de comisiones pedagógicas y de equipos directivos aportando visión sistémica a los asuntos que se debaten. En ocasiones, desplegamos una constelación utilizando figuras para percibir con claridad hacia dónde hay que enfocar los cambios. La PS lleva la reflexión pedagógica y la de gestión del centro a niveles muy profundos.

c) Talleres de Comunicación y Pedagogía:
Trabajamos desde el análisis de casos. Gracias a ellos, tomamos conciencia del modo en que nos implicamos en los problemas y encontramos formas mejores de ayudar a nuestros alumnos.

d) Trabajo con alumnos y familias:
Facilitamos que los padres y madres ocupen el lugar de los adultos para que los niños pueda ocupar el suyo. Cuando estas posiciones están invertidas, los hijos no se desarrollan bien. Por eso, en el trabajo con alumnos contamos siempre con la inestimable ayuda de sus mayores.